Carta dels treballadors vilanovins
adreçada al Governador Civil,
denunciant un cas de coacció del director
de la fàbrica Marquès, Puig i Cia.
(Cal Xoriguer)

Excmo Sr.:

Esteban Baradella, director interino de la clase de hiladores selfácticos [sic] de Villanueva y Geltrú, a V.E. con la mayor veneración expone: Que previendo las consecuencias funestas a que pudiera dar lugar a una lucha entre operarios y dueños de fábricas, motivada muchas veces por causas insignificantes, y deseoso de matar en su cuna, si es posible, el germen del mal, o a lo menos de poner a V.E. en el caso de poder juzgar con todo conocimiento de causa, acude a molestar su noble atención sobre el hecho siguiente:

En la fábrica de los SS. Marqués, Puig y Cía., llamada comúnmente de Puig-uriguer (sic), trató el dueño de que los hiladores trabajasen por el precio de once maravedíes libra; mediaron sus contesta-ciones siempre amistosas por pretender los trabajadores que se les pagase a trece y, no habiéndose podido convenir de mutuo consen-timiento con el director, y de la manera más pacífica, abandonaron sus máquinas los operarios. Había entre ellos una mujer llamada Josefa Juncosa, cuyo marido es contramaestro de los telares y tiene además dos cuñadas, empleadas en la misma. Conociendo la infeliz que al precio de once maravedís le era imposible ganarse el sustento, siguió la suerte de los demás. Pero los dueños y directores de la fábrica apelaron a la coacción y atemorizaron al marido de Josefa Juncosa haciéndole entender que, si su esposa no volvía al trabajo, no sólo quedaría él despachado, sino también sus dos hermanas. En vista de esto, y temiendo además verse despedidas de la casa que habitan, por ser propiedad del Sr. Puig-uriguer (sic), la referida Juncosa se vio en la obligación de volver a la máquina con perjuicio y contra mi (sic) voluntad, para salvarse de la miseria.

Por lo dicho se ve que no se observa la entera libertad que debe reinar entre dueños y operarios, porque los medios empleados con Juncosa son enteramente contrarios y merecen una calificación no muy noble. Se dirá que ella quedaba en plena libertad de adoptar el camino que más le acomodase; pero, E.S., de no ir a trabajar por los once maravedíes veía el hambre en la familia, y ante esta consideración tuvo que ceder. El temor, E.S., de que vaya cundiendo este ejemplo, lo que conduciría a la clase hacer ser víctima del capricho de los dueños, obliga al recurrente a ponerlo en su noticia, para que sabiendo la causa y el hecho, pueda conocer de parte de quién está la razón, y al mismo tiempo para evitar que en caso de que se insitare (sic) algún día alguna cuestión de mayor bulto, sepa que la clase de hiladores tienen completa confianza en las autoridades, y que no quiere, como en otras épocas, hacer que prevalezca la razón a la fuerza, ni dar motivo para que la tilden como a instrumento de antiguos y muertos partidos. En esta atención,

A V.E., suplica se sirva tomar las providencias necesarias para que los trabajadores queden en completa libertad y poner coto a la coacción directa e indirecta de los dueños, y al mismo tiempo que Josefa Juncosa, su esposo y familia no sean despedidos de dicha fábrica por insignificantes excusas, que sólo tendrían por base el saber que se ha acudido a V.E. en desagravio del injusto proceder con que se ha obrado.

Así lo espera el recurrente de la rectitud y justicia de V.E.

Villanueva y Geltrú, 28 de septiembre de 1855.

Esteban Baradella.

Excmo. S. gobernador civil de la provincia de Barcelona. Gobierno de la provincia de Barcelona.